miércoles, 14 de diciembre de 2011

Al saco roto de vías en Antioquia fueron a parar $95 mil millones

Invierno obligó a entes territoriales y concesionarios a invertir el doble de los recursos en vías.


Estabilizar un talud de una carretera cuesta 600 millones de pesos. La remoción de un derrumbe de 5 mil metros cúbicos, 250 millones, y realizar actividades preventivas para evitar perder la banca de una vía sobrepasa los 400 millones.

A estos gastos se ven abocados los entes territoriales o concesionarios a cargo del mantenimiento de los ejes viales antioqueños.

Lo paradójico de la situación es que, según las autoridades en vías y transporte, estos problemas se podrían prevenir si las entidades ambientales regularan eficientemente las montañas donde se enclavaron las carreteras.

“Instalar acueductos y alcantarillados en los taludes y deforestar son prácticas que contribuyen a que se maximice el problema”, indicó Gustavo Otálvaro, director Regional del Invías.

Esta entidad, que este año invirtió 36 mil millones de pesos en emergencias invernales, tiene a su cargo tres arterias viales de compleja topografía que son la vía a Urabá, Bolombolo-Santa Fe de Antioquia y La Manga - Primavera.

“Hay varios puntos históricamente críticos y aún allí falta control a las actividades indiscriminadas de los vecinos de las carreteras”, manifestó Otálvaro.

No es otro el panorama en autopistas no tan viejas como Las Palmas o la vía hacia occidente, en la que la Gerencia de Concesiones de Antioquia destinó, este año, 47 mil millones de pesos.

“Se estima que para recuperar los daños de estas y otras carreteras necesitaríamos 100 mil millones de pesos”, explicó el gerente de Concesiones, Rodrigo Caicedo.

Por otro lado, el concesionario Devimed –a cargo de 187 kilómetros de la vía Medellín - Bogotá– ha removido de ese tramo 160 mil metros cúbicos de tierra por un costó de 12 mil millones de pesos.

“Es un hecho que el país debe prepararse para hacer mayores inversiones y autorizar la construcción de túneles y viaductos que son menos susceptibles al invierno”, dijo Manuel Vicente, gerente de Devimed.

Las pérdidas por la crisis vial las vive también el transporte. Gremios de ese sector dicen que han perdido 210 mil millones de pesos.

El cierre de una vía le cuesta a cada transportador el doble del flete contratado, alrededor de 3,5 millones, y “las rutas alternas doblan el recorrido y el consumo del combustible”, aseguró Orlando Ramírez, presidente de la Asociación de Transportadores de Carga (ATC).

A pesar del paisaje desolador hay quienes dicen que esto se puede solucionar con proyectos como Autopistas de la Montaña. Solo se requieren
voluntad y recursos

Tomado de: http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10913612.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para nosotros es muy importante conocer tu opinión

ATC en You Tube

Loading...
Se ha producido un error en este gadget.