viernes, 21 de octubre de 2011

Invierno tiene en ´jaque´ a camioneros de los santanderes


Bogotá. Los transportadores de carga de los santanderes culparon al Gobierno, al Ministerio de Transporte, al Instituto Nacional de Concesiones y al Instituto Nacional de Vías por el mal estado de las carreteras y por no haberse preparado para el invierno.

El gremio tuvo que suspender el miércoles los despachos a la Costa Atlántica por el desbordamiento del río Ariguaní y la caída de un puente en Fundación (Magdalena), afectando y bloqueando el corredor vial entre esa población y Copey (Cesar).


Marcos Tovar Díaz, presidente de la Asociación de Camioneros de Colombia (ACC) en Santander, afirmó que el trayecto se amplió en 500 kilómetros porque ahora deben dar la vuelta por Cartagena para llegar a Bosconia y luego seguir hacia Bucaramanga.


El martes en la tarde, un derrumbe en el kilómetro 37 en la vía Bucaramanga-Cúcuta cerró el paso por espacio de 14 horas y fue habilitado solo para vehículos pequeños. Situación que ha sido una constante a lo largo del año a causa de las constantes lluvias.


El representante de los camioneros en Santander expresó que las pérdidas en 2011 ascienden a billón de pesos. El costo del flete aumentó en un 250%, al pasar de $100 a $350. Valor que no se ve reflejado en el sector porque gran parte se destina al mantenimiento de los automotores.


Jairo Gómez Arenas, presidente de la Asociación de Camioneros de Colombia (ACC) en Norte de Santander, manifestó que el transporte de carga del interior del país y de los santanderes está represado, y no existe otra vía para sacar la mercancía a la Costa Atlántica, lo cual los tiene bloqueados.


Señaló que la vía Cúcuta-Pamplona-La Laguna tiene paso restringido y solo está habilitada para vehículos pequeños y medianos.


"Por esa vía solo deberían pasar carros pequeños porque los medianos como camiones y furgones, la están acabando. La vía requiere de $55 mil millones para su recuperación", dijo el transportador.


Sobre la vía Cúcuta-Ocaña, el transporte de carga la está utilizando a pesar del su mal estado. Especialmente en el sector comprendido entre El Zulia y La Sanjuana. La inversión requerida para ese corredor es de $70 mil millones.


Según la ACC en Norte de Santander, el sector ha dejado de facturar en el último año entre $20 mil y $30 mil millones diarios. Los despachos, en el caso de las mulas, pasaron de 500 a 100 diarios. En el 2010, una sola empresa hacía hasta 90 envíos. Y los transportadores de carbón, entre 40 y 50 viajes.
"Hoy no es rentable venir a Norte de Santander para enviar mercancía porque las vías están en pésimo estado y solo se pueden recuperar hasta que pase la oleada invernal", afirmó el representante de los camioneros en la frontera.


Desbordamiento de ríos
El Comité Regional de Emergencia, Prevención y Atención de Desastres (Crepad) en Norte de Santander, reportó que en los dos últimos meses el invierno ha cobrado la vida de dos niñas, de 7 y 13 años, en Ocaña y La Esperanza. Además de la muerte de una mujer, de 26 años, en Labateca.


Aldemar García, coordinador del Crepad en Norte de Santander, informó que el desbordamiento de una quebrada en la vereda El Tropezón, en el municipio de La Esperanza, dejó como damnificados a 50 familias. Así como una vivienda destruida en Ocaña.


Las intensas lluvias también ocasionaron la semana pasada inundaciones en el barrio La Sabana, en el municipio de Los Patios, por el taponamiento de una bocatoma, afectando a seis familias del sector.


Según el reporte del Crepad, entre octubre del 2010 y septiembre del 2011, se han registrado en Norte de Santander 48.599 damnificados. Siendo Tibú, Cúcuta, Gramalote, Puerto Santander, Los Patios y Villa del Rosario, los municipios más golpeados por el invierno.


Las pérdidas calculadas por ese departamento en lo que va corrido del año son de $1.5 billones. La mayor parte la aporta el municipio de Gramalote, que fue destruido en diciembre del 2010 por efecto de la remoción en masa, generada por las fuertes precipitaciones.


Las autoridades locales informaron que cerca de 1.911 viviendas han sido averiadas y 994 destruidas en ese periodo.

Emergencia en Sabana de Torres y Floridablanca
En Santander, el Crepad informó que 500 familias y 26 mil hectáreas de cultivos en Sabana de Torres fueron afectadas por el desbordamiento de tres ríos, entre ellos el Lebrija. El Secretario del Interior, Constantino Tamí, expresó que en el corregimiento de San Juan Bosco cerca de 70 viviendas fueron anegadas. Además de 150 familias afectadas en zona rural de Floridablanca. El funcionario reveló que el fin de semana 18 personas que iban en una embarcación naufragaron al chocar con unos troncos en el corregimiento La India, en el municipio de Landázuri. Un menor desapareció y otro fue halado muerto. Según cifras de la Secretaría, 99.672 personas han sido damnificadas por la ola invernal, seis desaparecieron y 46 fallecieron. Las pérdidas ascienden a los $90 mil millones, de los suales el 76,5% corresponde a la afectación de cultivos.

Las opiniones
Constantino Tamí Jaimes
Secretario del Interior de Santander

"Hacemos un llamado a la población para que esté alerta a las situaciones que se puedan presentar por la oleada invernal y a evacuar las zonas de alto riesgo para evitar tragedias".

Jairo Gómez Arenas
Presidente de la ACC en Norte de Santander

"En este momento no es rentable el envío de mercancías por el mal estado de las carreteras; las vías están en mal estado y solo se pueden recuperar después de la ola invernal".

Aldemar García
Coordinador del Crepad en Norte de Santander

"El departamento está en alerta amarilla ante el aumento de los niveles de los ríos. Tibú, Cúcuta y Gramalote son los municipios más golpeadas por el invierno".

Tomado de: www.larepublica.co

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para nosotros es muy importante conocer tu opinión

ATC en You Tube

Loading...
Se ha producido un error en este gadget.