viernes, 30 de septiembre de 2011

Gasolina ya tiene nueva fórmula para regular su precio


Se basa en topes a las variaciones al valor pagado a las refinerías por transformar el petróleo. Minminas plantea revisión a impuestos en reforma tributaria.

A partir de mañana, cuando entra a regir la nueva fórmula para calcular el precio del galón de gasolina corriente, las tarifas del combustible para los colombianos no subirán ni bajarán más del 1,5 por ciento del valor vigente para cada mes.

El nuevo esquema, con el que el Gobierno quiere reducir el impacto de las variaciones fuertes en el mercado internacional en el bolsillo de más de tres millones de dueños de vehículos particulares y de 3,4 millones de propietarios de motos, se basa en la fijación de un tope a los ajustes en el valor que se les paga a las refinerías de Barrancabermeja y de Cartagena (controladas por Ecopetrol), por convertir el petróleo en gasolina.

El ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas Santamaría, explicó que cada cambio en este costo no podrá superar el 3 por ciento del valor vigente (ni hacia arriba ni hacia abajo).

Debido a que el precio que reciben las refinerías equivale a la mitad del costo total del galón de gasolina, las alzas máximas que asumirán los consumidores serán del 1,5 por ciento.

Pero al mismo tiempo, cuando los precios internacionales de los combustibles caigan, la máxima reducción que tendrán los compradores será de este mismo porcentaje del precio que esté vigente al momento de hacer el cálculo.

Para lograr esta estabilidad en los ajustes, el último viernes de cada mes el Gobierno tomará en cuenta el promedio del precio internacional de la gasolina de los últimos 60 días, en lugar de revisar el del último mes, sistema de cuya aplicación no se tenía completa certeza.

En otras palabras, se quiere blindar al consumidor colombiano, aislándolo de las grandes fluctuaciones de los combustibles en el exterior.

“Lo que se quiere es que, en adelante, estos ajustes sean más predecibles y no caprichosos. Que sigan unos criterios establecidos, descartando cambios sin sustentos”, indicó el funcionario.

El ingreso que reciben las refinerías por procesar el crudo es uno de los cuatro componentes que tiene el precio de la gasolina.

Los otros tres son el valor del alcohol carburante, biocombustible para reducir los niveles de contaminación; los pagos por comercialización (distribución mayorista, estaciones de servicio y transporte) y los impuestos, que hasta hoy representan el 28,8 por ciento del precio final al consumidor (2.466 pesos de los 8.535 pesos que hasta hoy cuesta el galón en Bogotá).

Impuestos, a evaluación

Ayer el ministro Cárdenas planteó una revisión completa, con el Congreso y los demás interesados, a los impuestos que se cobran a la gasolina, como parte de los análisis y discusiones en busca de establecer menores precios internos de la gasolina.

“Si el país quiere dar un debate sobre si el precio es alto o bajo, o sobre si se debe hacer algo en esta materia, es algo que hay que hacer en el contexto de la discusión de la reforma tributaria, porque el componente que determina la diferencia del precio de la gasolina en Colombia frente al precio internacional, son esencialmente los impuestos”, señaló.

Actualmente, en un galón de gasolina corriente se cobran tres impuestos y otros dos cobros.

De los 2.466 pesos de carga impositiva, 1.168 pesos se van en el pago de la sobretasa (los recursos van para los municipios y departamentos), 482 pesos se pagan por IVA y 723 pesos corresponden al impuesto global, una contribución que recogió impuestos viejos, y que reciben las regiones.

EL CUARTO PAÍS MÁS CARO DE LA REGIÓN

Los precios de la gasolina de cada país dependen principalmente de si son o no productores de petróleo y de las políticas de los gobiernos de turno.

De acuerdo con un reporte de Fendipetróleo, gremio de las estaciones de servicio, en enero de este año Colombia, con 4,33 dólares por galón, era el cuarto país de la región con la gasolina más cara, detrás de Uruguay, Brasil y Chile.

Para el ministro de Minas, Mauricio Cárdenas Santamaría, esta es una política que depende de los impuestos y de lo que quieran hacer los gobiernos con suss recursos naturales.

“En Venezuela, por ejemplo, todo el mundo sabe que les interesa regalar la gasolina, Ecuador tiene un combustible barato, mientras que Brasil y Colombia tienen precios similares hoy en día”, señaló.

En enero en Venezuela el galón de gasolina costaba menos de un dólar (19 centavos), mientras que en Ecuador la tarifa era de 1,54 dólares por galón.

Para el funcionario, en la revisión de impuestos se deberán hacer las comparaciones internacionales, analizar las necesidades de departamentos y municipios, la tendencia mundial a gravar los combustibles fósiles, las implicaciones ambientales y la capacidad económica de los consumidores.

Las ventajas y desventajas del nuevo sistema de tarifas

1. CONSUMIDORES NO VERÁN SOBRESALTOS DE PRECIOS

Según el Gobierno, el principal beneficio con el nuevo esquema para determinar los precios de la gasolina es que los consumidores no sentirán el impacto de las fluctuaciones de los precios internacionales, pues los ajustes en el costo interno tendrán un límite.

Al mismo tiempo, al tomar las tendencias de los últimos 60 días en el mercado mundial y aplicarles este tope, se está asegurando que los cambios no serán bruscos, ni hacia arriba ni hacia abajo.

De acuerdo con el Ministerio de Minas y Energía, el nuevo instrumento de fijación de tarifas es más objetivo y ofrece una mayor transparencia a la hora de calcular los reajustes.

Además de mitigar las alzas exageradas al consumidor final, el nuevo modelo permite reducciones en el precio al consumidor final.

También le facilitará al Gobierno compensar sus cuentas, porque cuando se registren de caídas fuertes en los precios mundiales se obtendrán los recursos para reponer el dinero que debió destinarse en momentos de alta volatilidad.

2. GOBIERNO, SIN GARANTÍA PARA RECUPERAR TODO EL DÉFICIT

Uno de los puntos en contra del nuevo esquema es para el Gobierno, pues el Ejecutivo no tiene completamente garantizado que los recursos que destine en épocas de altos precios internacionales de los combustibles, para aliviar las tarifas internas, los compensará totalmente con los ahorros que se obtengan en los períodos de bajos precios mundiales.

Según el ministro de Minas, Mauricio Cárdenas, al final puede haber una pérdida para las cuentas fiscales del Gobierno, pero en todo caso se le está apostando a darle estabilidad a la gente.

Al mismo tiempo, aunque los consumidores tendrán mayor certeza de los precios, se perderán de reducciones importantes cuando las cotizaciones mundiales de la gasolina caigan, ya que en ese caso se aplicará el tope del 1,5 por ciento en el descenso.

El resto irá a compensar las cuentas del Gobierno.

Otra desventaja es para los distribuidores (gasolineras), porque no se tocó el límite de precios que pueden cobrar a los clientes por su actividad.

MEDIDAS, POR BUEN CAMINO

Distribuidores siguen esperando revisión

Fendipetróleo, uno de los gremios de las estaciones de servicio, calificó la nueva fórmula como una buena iniciativa, que demuestra el interés por hacer ajustes al sistema.

El presidente de la agremiación, Juan Carlos Yepes, coincidió con la revisión de impuestos, pero dijo que el Gobierno tiene pendiente el ajuste en las tarifas de comercialización, aplicando un estudio que contrató para tal fin.

Tomado de: Portafolio.co

Para ver video de análisis haga clic aquí:

http://www.portafolio.co/economia/gasolina-ya-tiene-nueva-formula-regular-su-precio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para nosotros es muy importante conocer tu opinión

ATC en You Tube

Loading...
Se ha producido un error en este gadget.