miércoles, 27 de julio de 2011

Señor Ministro, no olviden a Santander

Que la diferencia que existe al comparar las vías de Santander con las de otras regiones del país como el Valle, Cundinamarca, Antioquia o el eje cafetero, es parecida a la que puede haber entre las carreteras de otras naciones de Latinoamérica como Brasil o Argentina frente a las colombianas, es una de esas verdades amargas que ha debido soportar esta región desde hace lustros.
De hecho, el permanente estado crítico de las vías en este departamento ha generado la amenaza de varias industrias primordiales para esta región, de trastear sus sedes a otras partes, arrinconadas por los sobrecostos y acorraladas por las dificultades que les genera ese penoso estado de las arterias viales.
Arterias viales que como las que comunican a Bucaramanga, la quinta ciudad en importancia del país, con Cúcuta o la Costa atlántica, son prácticamente inservibles debido a los derrumbes constantes, la estrechez de sus carriles y la proliferación de huecos que no solo vuelven el transporte de carga y pasajeros más demorado, interrumpido y tortuoso, sino incompetente frente a otros mercados, además de caro en su mantenimiento.
Pero lo peor, a pesar de lo que pudiera pensarse, es que ese no es todo el problema. En la actualidad, Bucaramanga corre un nuevo riesgo debido a la coyuntura que vive.
Es que la industrialización que se perfila en la capital de los santandereanos, con desarrollos relevantes como las zonas francas, además de proyectos interesantes como Natura y otras empresas ya existentes como Distraves, todos en el anillo vial que comunica a Floridablanca con Girón, hacen urgente que el Gobierno Nacional mire con atención esa vía.
Sí. Una vía que si bien es de las únicas que se encuentra en buen estado en la zona, tendrá incrementos importantes en el tráfico pesado que deberá soportar en el futuro cercano. Por esa razón, ese tramo debería, como mínimo, contar con retornos espaciados para uso de las tractomulas que salgan o ingresen a la zona franca.
De igual manera, la circulación de vehículos particulares con seguridad también aumentará, por lo cual se debería desde ya contemplar qué se va a hacer con ese trayecto del que dependerá en buena parte la expansión industrial, comercial y de negocios de la capital de los santandereanos.
Las verdades es necesario decirlas de manera respetuosa pero clara. Durante los ocho años del Gobierno del doctor Álvaro Uribe Vélez, a este departamento no le fue bien en materia de desarrollo y mantenimiento vial. Sólo queda solicitarle al ministro de Transporte, doctor Germán Cardona, que esa realidad no se prolongue durante la administración del presidente Santos. Para lograrlo, deberá abordar los temas expuestos en este espacio, así como asumir un compromiso serio con la Supervía (conexión buena Bucaramanga Ruta del Sol). Esa, sería la única manera apropiada de conseguirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para nosotros es muy importante conocer tu opinión

ATC en You Tube

Loading...
Se ha producido un error en este gadget.