jueves, 21 de octubre de 2010

‘Vía’ a convertirse en trocha


Jaime Arbeláez Ospina

LA NACIÓN, NEIVA

En la Asamblea se denunció que la crítica condición de la carretera Garzón-Pitalito, que demanda 30.000 millones de pesos para la rehabilitación, pero anualmente la nación le presupuesta 2.200 millones.

Fue revelado ayer un panorama desolador de la real condición de la vía Garzón-Pitalito, que sirve de entrada al Huila al sur del país y el continente. La situación es literalmente crítica, según un informe técnico del Instituto Regional de Vías, de la carretera a cargo de la Nación. Así quedó expuesto en la plenaria de la Asamblea a instancias de un debate frustrado por la ausencia del director territorial del organismo, Álvaro González.

Sin embargo, LA NACIÓN conoció el informe de respuestas al cuestionario citado por Óscar Bermeo, ex secretario de Vías del Departamento, y sacó conclusiones. “Allí se establece que el 70 por ciento del tramo, de 71 kilómetros de extensión, está en regular o mal estado. Es decir, 48 kilómetros. Y los restantes 23, son transitables, sin ser excelentes”, se lamentó el diputado conservador.

Lo grave es que las inversiones exigidas para la rehabilitación, según las necesidades planteadas por el mismo Instituto, cuestan 30.000 millones de pesos, para mantenimiento, mejorar las condiciones de desplazamiento, obras de arte, señalización vertical y horizontal, informó el ingeniero de Invías, Jesús Eduardo Rincón. El problema es que no hay plata para dar una verdadera solución de fondo ni está programada.

Para la actual vigencia, la nación le presupuestó 2.200 millones de pesos, que servirían para la recuperación de dos kilómetros, en promedio. Se utilizan en labores de limpieza y obras menores de conservación. Para el 2011 la proyección es igual monto, que es el mismo aforado en los pasados años. “Con ese dinero jamás se llenarán las expectativas. Es una labor gota a gota, aquí y allá, sin concluir en salidas de fondo”, destacó Bermeo.

Para completar y tratar de acallar los crecientes reclamos de las comunidades los múltiples baches y huecos, Invías los está intentando tapar con greda y arena, según denunció el personero de Tarqui, César Alvarado. “Les pido abstenerse de continuar, porque es antitécnico y generador de accidentes”, dijo. El funcionario del Instituto respondió que se está utilizando un pavimento ‘fresado’, al que le adiciona emulsión asfáltica, “que sirve para reparchar y mejorar la transitabilidad, pero no es permanente. Si recibe presencia de agua se daña…”.

Peajes

Como solución para obtener los recursos para conservar la carretera -de permanente tráfico vehicular particular, de pasajeros y carga- hace 9 años se instaló una caseta de peajes, cuyo valor es de 5.900 pesos para los carros pequeños. Ubicada en la recta Llanos de La Virgen, entre Garzón y Altamira, anualmente recauda 5.400 millones de pesos, que servirían para dar por lo menos parcial respuesta a la problemática. Lo extraño es que con esa suma se atienden otras siete carreteras, como Sombrerillos-San Agustín; Altamira-Gabinete; Pitalito-Mocoa, y las variantes de Pitalito y Garzón.

“Llama la atención que entre los tramos incluidos está Isnos-puente de Mazamorras, que es está en el mismo sector donde hoy el Gobierno Departamental ejecuta la pavimentación de la carretera Isnos-Paletará, en un trayecto previsto de 16 kilómetros”, advirtió Bermeo.

En relación con el anuncio que había de desplazar de lugar el mencionado peaje, el ingeniero Rincón informó que esa posibilidad está descartada, igual que colocar una nueva caseta en el tramo Timaná-Pitalito. Donde sí será instalado un nuevo cobro es en el sitio El Caraño, en el departamento de Caquetá, en la conexión Altamira-Florencia. Es decir, quien próximamente se dirija de Neiva a la capital caqueteña deberá pagar tres peajes: el de Los Cauchos, Llanos de la Virgen y El Caraño.

Plan 2.500

En la sesión también se abordó el estado del Plan Vial 2.500, un convenio entre el Gobierno Departamental y la nación para pavimentar 142.5 kilómetros de vías. “Es el colmo que después de casi dos periodos, casi 8 años, no se haya cumplido la meta física de las vías comprometidas”, protestó Bermeo. Se refiere a que el Departamento ya hizo su tarea y entregó los tramos Cucará-Villavieja y el circuito Caguán-La Ulloa-Rivera, y asumió con el Plan Vial Regional el tramo Puente del Socorro-Santa María.

En cambio, como lo señala la respuesta al cuestionario, Invías informó que se está ejecutando un contrato en cinco tramos, los cuales presentan el siguiente avance porcentual: Pital-La Plata, 70 por ciento; Pitalito Acevedo, 30; Garzón-Zuluaga, ciento por ciento; San Agustín-Obando, cero por ciento, por problemas en la extracción y suministro de materiales; y cruce Palermo-Yaguará, 60 por ciento.

Y urge la pavimentación de la vía Neiva-Platanillal, con una amplitud de 14 kilómetros, a la que lamentablemente se le invierte plata pero de a kilómetro por año, protestó el diputado conservador. Mientras, el Departamento ya avanza en la ejecución de cinco kilómetros entre Platanillal y Vegalarga, contemplados en el Plan Vial Regional.

Después de la intervención de los diputados presentes en la plenaria se aprobó anexar algunas preguntas a la citación y postergar el debate para nueva fecha, cuando esté presente el Director Regional de Invías y el Secretario de Vías del Departamento, Eulogio Durán.

Reacciones

Comenzando enero de 2009, César Augusto Alvarado, personero de Tarqui, le pidió a Invías un informe de las inversiones y obras en la carretera en busca de soluciones. Como no fue posible una respuesta, un año después, el 22 de enero, interpuso una acción popular que cursa en el Tribunal Administrativo del Huila. Está confiado de una respuesta positiva “porque de otra manera no hay esperanza cercana que obligue la reparación”.

Javier Alberto Collazos, conservador: “Exigimos la finalización del Plan Vial 2500, que nació muerto. No es cierto, por ejemplo, que se haya terminado totalmente la vía Zuluaga-Garzón, faltan dos kilómetros. Y hay un sector de 800 metros entre el cruce de El Juncal y la inspección de El Juncal completamente dañado y abandonado. Lo grave es que afecta la transitabilidad por el puente nuevo de El Juncal, donde se invirtieron millones de pesos como solución al transporte de carga”.

Luis Alfonso España, liberal: “No hay derecho la condición en que está una vía nacional que atraviesa el Huila. Cuando se instaló el peaje se dijo que era para financiar su reparación, pero la plata la están desviando. Ano tras años nos toca insistirle a Invías que destine los recursos para la rehabilitación. Exigimos verdaderas soluciones para las comunidades afectadas”.

http://www.lanacion.com.co/2010/10/21/%E2%80%98via%E2%80%99-a-convertirse-en-trocha/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para nosotros es muy importante conocer tu opinión

ATC en You Tube

Loading...
Se ha producido un error en este gadget.